Excursiones al Palacio de Catalina y Sala de Ámbar

per person € 85

Palacio de Catalina y el parque (en Pushkin)

El palacio de verano y el parque precioso fue el regalo de Pedro I a su querida mujer Catalina I. Su hija Isabel decoró una de las salas del palacio con los paneles de ámbar que se llamaba en aquel entonces la octava maravilla del mundo.


El Palacio de Catalina es la residencia de verano rococó de los zares de Rusia, ubicada en la ciudad de Tsárskoye Seló (Pushkin), a 25 km al sureste de San Petersburgo. El palacio de Catalina fue durante largo período de tiempo la residencia de verano de los zares rusos.

El palacio de verano y el parque precioso fue el regalo de Pedro I a su querida mujer Catalina I. Su construcción en la ciudad de Tsarkoye Selo (Pushkin) corrió a cargo de Catalina I de Rusia, tras ella, su hija la Emperatriz Isabel lo demolió para construirse uno más grande de estilo rococó al que cubrió de oro hasta los tejados. Cuando Catalina la Grande (conocida como la Grande) ascendió al trono, paralizó muchas de las reformas que su antecesora había programado en el palacio y en los jardines por considerar excesiva la obra y el gasto que suponía. Tras el fallecimiento de Catalina la Grande, el palacio fue abandonado. Después de su muerte su hija la Emperatriz Isabel reconstruye el palacio según su gusto en el estilo barroco ruso.

La fachada del palacio son unos 340 metros decorada con profusión de atlantes, columnas y grandes ventanales ornamentales, para los que se recurrió al ya característico contraste de colores del barroco ruso: azul, blanco y dorado.

Catalina II también adoraba pasar sus veranos en esta residencia y el palacio se conservó su nombre inicial. Para ella fueron constridos los cuartos de ágata unidos con el palacio con el jardín colgánte. La cantidad de los monumentos y edificios en el territorio del parque, la decoración de las salas del palacio es una combinación de estílos y épocas según la moda de cada período y gustos de cada imperador o imperatríz. Isabel decoró una de las salas del palacio con los paneles de ámbar que se llamaba en aquel entonces la octava maravilla del mundo.

Es una impresionante muestra de los interiores entre los que se destacan: la Escalinata de Honor adornada con jarrones chinos y japoneses, la Gran Sala con numerosos espejos, el Comedor de Gala donde se puede contemplar la valiosa vajilla denominada de caza por su decoración y el reconstruido Salón de ambar que está revestido- como su propio nombre indica- de ámbar. Es el interior único en su género. En el mundo no hay otro parecido.

En vida de Isabel, el palacio ganó fama por su exterior obscenamente lujoso. Se usaron más de 100 kilos de oro para dorar la sofisticada fachada de estuco y numerosas estatuas erigidas sobre el tejado. Incluso se rumoreó que el tejado del palacio estaba construido enteramente de oro.

El Salón de Ámbar
Es la gran joya del Palacio de Catalina. Muchos lo consideran como la octava maravilla del mundo. Se trata de una habitación completa, cubierta de paneles de ámbar, brillantes y reflejando la luz del sol.

Este salón tiene una peculiar y ajetreada historia. Fue un regalo del rey alemán Friedrich Wilhelm I de Prusia a Pedro el Grande que la instaló en el Palacio de Invierno (Hermitage), pero la Emperatriz Isabel decidió trasladarla panel a panel hasta su palacio en Tsarkoye Selo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los paneles de Ámbar fueron a manos de las tropas nazis desapareciendo hasta nuestros días.

Después de visitar el palacio se puede dar un paseo por el jardín.

Dirección
The Tsarskoye Selo State Museum-Preserve, 7 Sadovaya Street, Pushkin, San Petersburgo, Rusia.

Personas23 4 5678910
Precio por persona110 € 85 € 70 €
60 € 55 € 50 € 50 € 50 € 50 €
Reservar Palacio de Catalina